Las siguientes condiciones de garantía son exclusivas para los amortiguadores ZS45 y ZS45 Factory quedando exentos amortiguadores para aplicaciones militares y vehículos blindados.

Extensión de la garantía: los amortiguadores ZS están garantizados de cualquier defecto de fabricación y ensamblaje por un periodo de 24 meses prorrogables a otros 24 con cada revisión realizada en nuestras instalaciones.

Exclusión de la garantía: quedan fuera de esta garantía los amortiguadores destinados a competición y eventos/ pruebas de orientación, resistencia o regularidad así como aquellos que son instalados en vehículos prototipos, aquellos  no instalados en un taller autorizado (ver lista), aquellos en los que elevación sea superior a 60 mm.

Las garantías se tramitarán mediante el envío de los amortiguadores a portes pagados y en condiciones limpieza que permitan el trabajo mecánico a nuestras instalaciones, siendo ZS SUSPENSION (CIBEX 4X4 S.L.) el único servicio técnico autorizado con potestad para determinar las garantías.

No entran en garantía aquellos amortiguadores que hayan sufrido de topes tanto de compresión como de extensión. En los casos en los que exista o haya existido un fallo en alguna pieza o ensamblaje, el amortiguador ha de enviarse de inmediato no haciéndose cargo ZS SUSPENSION de daños sufridos en / por el amortiguador ocasionados por no haberlo enviado de inmediato y así hacer que el amortiguador trabaje de forma inadecuada. Quedan igualmente fuera de garantía aquellos productos instalados de forma no adecuada, aquellos con falta de mantenimiento, daños ocasionados por colisiones, modificaciones, aquellos productos sobre los que se haya abusado y pedidos erróneos de medidas o referencias.

ZS SUSPENSION se reserva el derecho de modificar o cambiar cualquiera de sus productos así como características sin previo aviso.

Quedan exentos de garantía: anodizados y zincados por estar sometidos a condiciones de entorno fuera de nuestro control.

Una vez recibidos los amortiguadores se examinarán para saber si procede garantía. En caso de no ser procedente, el cliente deberá abonar los trabajos y pruebas necesarias realizadas.